Opinión: Gabriel Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.
Profesional en Administración Pública
Especialista en Gobierno

En un video que circuló por redes sociales el candidato del congresista Temístocles Ortega a la Gobernación del Cauca, el exalcalde de Buenos Aires, Elías Larrahondo, seguramente cumpliendo órdenes del senador surcaucano, se despachó contra todos los líderes del norte del Cauca, al calificarlos de manera despectiva e insultante: “se creyeron los genuinos, los oriundos y los que nos representaban, cosa que no le cabe en la cabeza a nadie”.

Ver video

En una frase, Elías intentó desacreditar, desprestigiar y desconocer toda una tradición de lucha y un liderazgo cívico que por unos 168 años (1851-2019) se ha venido desarrollando el norte del Cauca a través de sus dirigentes históricos y sus herederos en los 13 municipios que integran la región.

Precisamente esa perseverancia de los actuales líderes nortecaucanos se sigue impulsando con el fin dignificar la vida social, económica y política de las comunidades, porque es cierto que a pesar de tantas décadas de lucha, el norte del Cauca no ha logrado una calidad de vida acorde con el valor real del ser humano para que pueda comportarse con responsabilidad, seriedad, autonomía y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás.
Infortunadamente, como lo demuestra Elías en el video que comentamos, aún persisten intentos políticos de sometimiento; y en mala hora, en equivocada ambición, nuestro paisano Larrahondo aceptó la pasajera maquinación que culmina el próximo 27 de octubre.

En redes sociales, el candidato de Tito, en oposición a los sueños nortecaucanos, utiliza un lenguaje prestado que ratifica humillación y degradación para quedar a órdenes de un político en trance de utilizar para su servicio personal a quienes caigan en sus redes electoreras.

Entendemos la desesperada reacción a la masiva y única demostración de unidad nortecaucana realizada por los principales líderes de los 13 municipios del norte del Cauca en Santander de Quilichao el domingo 15 de septiembre. Entendemos el temor que sintió Ortega con la multitudinaria presentación del liderazgo nortecaucano, hoy descalificado por su alter ego representado en Elías. Entendemos que puede perder su poder para subyugar todos los líderes sociales de los trece municipios que el domingo pasado colmaron la plaza principal de Quilichao.

Eso lo entendemos. Pero teniendo en cuenta la cruzada por la violencia que está volviendo a padecer el norte del Cauca pedimos que no se les mienta más a las comunidades. Por ejemplo, nunca se les ha dicho nada a los candidatos a las alcaldías de la región que podrían perder sus avales si no asistían de manera masiva a la gran manifestación de Santander de Quilichao. Es falso también lo que dice Elías sobre el chantaje entre hermanos nortecaucanos y menos lo de amenazas. Ese no es el lenguaje que utilizamos los auténticos nortecaucanos y Elías lo sabe porque él también lo es, pero lo desconoce ante el atrapamiento político en que cayó. Tampoco somos los “corrompidos” como nos mandan a decir en el video.

Simplemente queremos ser libres y tomar nuestras decisiones electorales sin pedir permiso a quien se creyó el dueño de la política caucana porque hace poco llegó al Congreso de la República.

Por las anteriores razones, y porque la violencia verbal refleja mucha frustración, respetando a las comunidades nortecaucanas, no vamos a convertir la campaña por la Gobernación del Cauca en un torneo de insultos y descalificaciones. Por eso, estamos trabajando todos en conjunto para proponer contenidos de conciencia de calidad y positivos que nos favorezcan a todos y no solo a un supuesto “jefe”.

Si bien es cierto que el candidato Víctor Libardo Ramírez Fajardo no es oriundo del norte del Cauca, sí es cierto, que es un caucano que por su trayectoria y visión administrativa, respeta el liderazgo cívico del norte del Cauca y apoya una sinergia que motiva a todos a sumarse a un compromiso de progreso colectivo y promueve conversaciones basadas en los argumentos y en las ideas.

Por eso, está apartado del lenguaje y de la acción que promueven la amenaza, la discriminación, la exclusión, la persecución y la estigmatización, es decir, respeta el ejercicio libre y consciente de los derechos políticos de todos sin intimidación, coacción o corrupción.

Por todo lo anterior, los líderes nortecaucanos ratificamos nuestra decisión de eliminar la violencia física y verbal en nuestras actuaciones pues lo contrario ha conducido a este país a registrar en la presente campaña el asesinato de siete candidatos: cuatro a concejales y tres a alcaldes, entre ellos nuestra candidata a la Alcaldía de Suárez, Karina García Sierra, quien mereció el más respetuoso homenaje a su memoria el pasado domingo en Santander de Quilichao.

Por eso, no más noticias falsas, no más sindicaciones sin fundamento, no más descalificación del contrario, no más agresión verbal.
Está en juego la democracia regional y los líderes y todos los nortecaucanos, estaremos presentes el próximo 27 de octubre definiendo nuestro futuro libre y digno, con una presencia institucional que brinde confianza a las comunidades y las proteja de los abusos de quienes usan la violencia como negocio o para acrecentar su poder local o territorial en el Cauca.


Publicidad

Síguenos