Opinión: Mauricio Posada Cruz
Profesional en Ciencias Sociales
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Un paso icónico de la Semana Santa en Popayán es la cruz a cuestas, este sale los jueves santos y es una imagen española que data del siglo XVIII. En este se evidencia el sufrimiento de Jesús por cargar esa pesada cruz en la cual fue colgado vilmente. Hoy, miles de años después, Elías Larrahondo, se convertirá a imagen y semejanza del mal ladrón que colgaron a un lado del redentor, este personaje lleva dos cruces: una pesada madera que hiede a supuesta corrupción y adicción al poder con el nombre de Temístocles y la supuesta delincuencia organizada del alcalde suspendido Cesar Cristian.

Son dos cruces las que hoy carga Elías, hombre del norte, hecho a imagen y semejanza de su patrón, su guía, su maestro, su sensei, su líder omnipresente el senador cuestionado por presuntos hechos de corrupción, el popular mercadereño “Temis”.

En la campaña de “El negro”, como le dicen cariñosamente los “titistas” se había asimilado que supuestamente las señoras Estela, Marcela, y todo su combo mandasen, hicieran y deshicieran, sacando y metiendo gente a diestra y siniestra con la excusa de que Elías fuera el candidato ungido por Tito y tuviera el apoyo de Cambio Radical. Esa cruz es bien pesada, Tito es odiado en Popayán por su adicción al poder, pedancia, orgullo, todo un maltratador de gente. A Elías le tocaba lidiar con Tito, que carajo, al fin y al cabo, le dio co aval, ya que.

Cesar Cristian, el peor alcalde de la historia de Popayán, se ha dado a la tarea de imponer candidata, la señora Joaquí, quien es una marioneta que, de llegar al poder, solamente se convertirá en la “tapadora de escándalos” del hijo de Nicolina. Sin embargo, Temístocles al verse acorralado, decide de la mano de la vieja clase política como García, Cerón y el viejo de antaño Iragorri, fraguar el pacto para seguir aferrados no solo al seno del Cauca sino también quedarse con el “pegao” de Popayán.

Dos cruces carga Elías, dos quistes malignos, dos sapos gordotes que no le permitirá a este mentecato ganar las elecciones ni en Popayán ni en los otros municipios del departamento. Difícilmente Larrahondo saldrá de esta, su debacle política se ve a kilómetros y por fin la ciudadanía de Popayán y el Cauca despedirán con creces en las urnas al clan, a la alianza maldita: Temístocles y Cesar Cristian.


Publicidad

Síguenos