Editorial de Jaime Soto Palma – Enlace Regional

No hay duda que el anuncio del 10 de septiembre de EMQUILICHAO E.S.P. de racionar el suministro de agua potable en todos los barrios de Santander de Quilichao a raíz del intenso verano, contrastó con un video promocional de la campaña “Sadovnik Responde” del 23 de agosto, en el que el candidato a la alcaldía apareció afirmando que había resuelto el problema del racionamiento de agua potable en este municipio.

Al respecto, y aunque no dice exactamente que hizo para acabar con el racionamiento, intuyo que podría tratarse del sistema de abastecimiento del rio Mondomo, una obra monumental de ingeniería de 23.5 km de largo que fue construida entre el 2005 y el 2011, en las administraciones de Ricardo Cifuentes, Carlos Julio Bonilla y Juan José Fernández, y con la que ciertamente se disminuyeron drásticamente los racionamientos en el sector urbano. Esta obra que entró en operación en el primer semestres de 2012 difícilmente podría entonces atribuírsela el Ing. Sadovnik.

Lo otro, es que el racionamiento actual y futuro no obedece ni obedecerá simplemente a la falta de infraestructura para suministrar agua potable a la población sino al agotamiento de nuestro recurso hídrico, la del rio Quilichao principalmente y la del rio Mondomo, y en el que la Corporación Autónoma Regional del Cauca como máxima autoridad ambiental de la región, la alcaldía municipal y Emquilichao han contribuido; la deforestación, la tala indiscriminada, la ausencia de Planes de Manejo Ambiental en la microcuenca del rio Quilichao y la subcuenca del rio Mondomo, el crecimiento desmedido de la ciudad y en consecuencia el aumento de la demanda de agua, y factores asociados con el cambio climático como las oleadas de calor, entre otros, están afectando severamente nuestras fuentes hídricas.

También en este mismo video, el candidato Sadovnik justificó el alto costo del servicio de aseo por el traslado de los residuos sólidos a Yotoco, según él, por intereses expansionistas que no han dejado avanzar los estudios de un Plan de Acción para la reapertura del relleno sanitario de Quitapereza. Al respecto, es importante recordarle al candidato que, después de dos consultas previas fallidas con las comunidades indígenas, la última hace cerca de dos años, o más, el predio público de 101 hectáreas de Quitapereza por razones que aún se desconocen, fue abandonado por la alcaldía municipal y Emquilichao lo que dio lugar a que fuera invadido por indígenas y particulares, y lo peor es que, hasta hoy, ninguna de estas dos instituciones han mostrado interés de querer recuperarlo. Por lo demás, este Plan de Acción que no era más que un estudio para analizar la viabilidad de reabrir el relleno de Quitapereza, tuvo un costo cercano a los 400 millones de pesos los cuales por la imposibilidad de avanzar en los estudios están literalmente perdidos.

Al final del video, el candidato se refiere a la entrada en funcionamiento de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales PTAR. Sobre este particular, reconozco las buenas intenciones de Emquilichao de avanzar en una política ambiental orientada a descontaminar la cloaca del rio Quilichao aguas abajo, sin embargo, es también pertinente precisar que por haber sido construida ésta planta en el sitio menos indicado, donde el rio Quilichao no tiene por su bajo caudal ninguna capacidad de disolución ni de asimilación de descargas, la CRC impuso en el 2018 un reajuste-sanción de la Tasa Retributiva, por contaminar, de 700 millones de pesos.

Esta PTAR que fue construida contiguo a la Planta de Sacrificio Animal y que tuvo un costo de 9.700 millones de pesos, va en camino de convertirse en un elefante blanco, al no ser que se construya un nuevo ramal que conduzca las aguas servidas de la ciudad a la quebrada Japio. Este ramal tendría un costo aproximado de 2.000 millones de pesos aproximadamente.

No hay duda que este municipio necesita ser mirado de otra forma y no precisamente sobre la base de premisas falsas.


Publicidad

Síguenos